El líquido del embrague

El líquido del embrague, también conocido como el líquido del clutch, permite que la transmisión manual de un vehículo pueda operar de manera correcta. El líquido del embrague cuenta con básicamente la misma composición que el líquido de los frenos.

El líquido del embrague es un aceite viscoso que se utiliza para accionar un embrague en un automóvil u otro vehículo con una transmisión manual. El líquido se vierte en un tanque o unidad que se llama cilindro maestro, el cual bombea fluido a través del conjunto de embrague. Este conjunto es responsable de mover el embrague durante la operación de la transmisión (para aprender más sobre la transmisión de un vehículo ingrese acá).

El líquido del embrague es generalmente de bajo costo y se puede comprar en cualquier tienda de auto partes. Igualmente, dicho liquido puede ser utilizado en automóviles, camiones, motocicletas, maquinaria pesada, y cualquier otro vehículo que requiera cambiar de marchas en una transmisión. Muchas personas creen que el líquido del embrague es diseñado específicamente para uso exclusivo en sistemas de embrague, pero este no es el caso. El líquido del embrague es casi siempre el líquido de frenos usado en un contexto diferente.

Medición del líquido del embrague

El líquido del embrague se mide en función de su tolerancia al calor, generalmente en una escala de 2-5. por ejemplo en los Estados Unidos, el Departamento de Transporte (DOT), es responsable del sistema de clasificación en la mayor parte de América del Norte, por lo que el líquido de frenos y embrague hidráulico se mide como DOT 2, DOT 3, DOT 4 y DOT 5 en esos países. El líquido del embrague es a menudo clasificado como DOT 3 o DOT 4, ya que no requiere una tolerancia al calor especialmente alta. Algunos sistemas similares de medición se utilizan en otros países para medir la tolerancia al calor mismo.

Funcionamiento del líquido del embrague

El líquido del embrague es más espeso que el agua, lo que lo convierte en la elección ideal para sistemas hidráulicos que dependen de presurización para su correcto funcionamiento. Cuando el pedal de embrague es accionado, se presuriza el fluido en el cilindro maestro, que a su vez empuja el líquido hacia un cilindro receptor montado en o cerca de la transmisión. El esclavo se presuriza a continuación, moviendo de este modo los componentes dentro de la transmisión. Cuando el pedal del embrague se libera, el sistema se despresuriza, completando el proceso de cambio de marcha.

Es probable que el líquido del embrague se salga del sistema, permitiendo que el aire entre en el sistema, pudiendo afectar negativamente el funcionamiento del embrague. Los componentes tendrán que ser reparados o reemplazados para permitir que el embrague funcione correctamente de nuevo. El fluido en el sistema también tendrá que ser limpiado con agua y reemplazado ocasionalmente, especialmente si el sistema se ve comprometido de alguna manera durante su funcionamiento.

Compartir

Artículos Relacionados