La gasolina con plomo

La gasolina con plomo ha sido objeto de muchos cuestionamientos debido a ser un posible causante, no solo de daños ambientales, sino de enfermedades que pueden afectar de gran manera al ser humano.

Comprar gasolina con plomo en la actualidad es un fenómeno poco frecuente ya que su prohibición es progresiva en los Estados Unidos y otros países. La gasolina con plomo fue originalmente gasolina líquida, o petrol como se conoce en otras partes del mundo, y contiene un aditivo del elemento químico en forma de plomo tetrástilo.
La gasolina con plomo se adapto ampliamente para su uso en la década de 1920, lo que ayudó en el desarrollo de los motores de compresión más altos y en el aumentó los índices del octano.

La gasolina generalmente se consume como un combustible de energía en motores de combustión interna, por lo que su entorno es altamente comprimido. Para aumentar los niveles de octanaje, la gasolina es mezclada con hidrocarburos de benceno o se añade iso-octano,  Estos son los combustibles que contienen hidrocarburos que eventualmente serían expulsados en forma de gases de efecto invernadero a la atmósfera.

La implementación de los aditivos fue necesaria para reducir la acumulación de carbono en los motores internos, mejorar la tasa de combustión, y facilitar un motor de encendido más fácil en tiempo frío. (Lo invitamos a leer nuestro artículo sobre El uso de aditivos en el combustible)

Antes de la adición del plomo, la gasolina tendía a pre-incendiarse o estallar, causando un sonido metálico; una situación llamada motor de golpes que daña el motor. La gasolina con plomo tetrástilo soporta mayores entornos de compresión, también lubricando el interior y las válvulas del motor, ayudando también en la protección de los asientos de las válvulas de la erosión.

Cambios en la gasolina con plomo

Los cambios en la gasolina con plomo comenzaron a iniciarse gracias a los esfuerzos de los grupos ambientalistas y profesionales de la salud. Al parecer, la gasolina con plomo no era compatible con los convertidores catalíticos instalados en muchos de los vehículos todo terreno. Los convertidores catalíticos son dispositivos utilizados para reducir los niveles de toxicidad de las emisiones de los automóviles.

Ellos son, sin embargo, se tornan ineficaces en la presencia del plomo debido a una alteración química que resulta de su interacción. La Agencia de Protección Ambiental (EPA) intervino rápidamente para regular la cantidad de gases de los automóviles, lo que llevo a la desaprobación general del uso de gasolina con plomo.

Por otra parte, los profesionales de la salud determinaron que el consumo de productos de plomo, incluyendo la gasolina con plomo, tiene una estrecha correlación con la cantidad de plomo que se puede encontrar en el torrente sanguíneo humano de muchas personas. Esto puede causar envenenamiento por plomo, una enfermedad que principalmente ocasiona un daño neurológico, malestar gastrointestinal, y el deterioro cognitivo en los niños.

Compartir

Artículos Relacionados