El extraño Chevrolet Corvette SR-2 se vende

Este Chevrolet Corvette SR-2 de 1956 se halla en estado de exposición. La firma estadounidense intentaba entrar a competir con este modelo con los mejores fabricantes del mundo de la competición de su tiempo, como Ferrari o Jaguar. Para esto, diseñaron tres unidades del Corvette SR-2 (‘SR’ por ‘Sebring Racer’ o ‘Special Racer’) y la que se encuentra en este instante en venta es la primera de ellas.

Se lanza a la venta un curioso y extraño Corvette SR-2 de 1956 por 5,64 millones de euros. Consiste en el primer Chevrolet Corvette de carreras diseñado con la firma estadounidense y más exactamente, de la primera unidad de las tres que se produjeron en su momento de esta versión.

Posiblemente este Chevrolet Corvette es uno de los automóviles más originales del mundo, debido a que únicamente se construyeron otros dos modelos y en la actualidad se encuentran disponibles para su compra.

Y no lo mencionamos solamente por lo exagerado de su precio de venta de 5,6 millones de euros (6,88 millones de dólares, para ser más precisos), es que este curioso Corvette SR-2 de 1956 es el primer Corvette de carreras elaborado por la marca de las tres unidades que realizó en su oportunidad.

Este Chevrolet Corvette SR-2 de 1956 se halla en estado de exposición. La firma estadounidense intentaba entrar a competir con este modelo con los mejores fabricantes del mundo de la competición de su tiempo, como Ferrari o Jaguar. Para esto, diseñaron tres unidades del Corvette SR-2 (‘SR’ por ‘Sebring Racer’ o ‘Special Racer’) y la que se encuentra en este instante en venta es la primera de ellas.

Las labores para producir este extraño Chevrolet Corvette SR-2 empezaron a comienzos del mes de mayo de 1956. Lo primero que han hecho es transformar la carrocería de un Corvette, instalando unos parabrisas específicos para conductor y copiloto, un frontal levemente distinto y una ‘joroba’ aerodinámica situada después del asiento del piloto. En total, más de 17 ingenieros de la marca se dedicaron a trabajar de forma rápida para llegar a presentar la versión final que se estrenó en la competición el 23 de junio de ese mismo año.

Con el transcurrir de los años, el SR-2 siguió progresando con la introducción de un propulsor más potente (un V8 con 331 CV de potencia), un cambio manual de cuatro relaciones y una disminución de peso, que facilitó la reducción del volumen de unos 150 kilogramos. Como te puedes llegar a imaginar, al tratarse de un automóvil de competición que fue empleado, ha tenido que someterse a un detallado proceso de renovación que permitió la recuperación de su apariencia exclusiva.

Compartir

Artículos Relacionados