El Tesla Model X, se estrena en 2015

Lo último que desea Tesla es producir un movimiento de insatisfacción entre los seguidores de la marca que tienen la posibilidad de comprar sus autos, sin embargo no pueden acceder a ellos. En este momento son más de 13.000 personas las que han realizado reservaciones para un Model X desde la apertura de solicitudes en febrero de 2012.

 

La principal preocupación en el centro de Tesla por la incapacidad de satisfacer las constantes solicitudes de los usuarios sobre su primer crossover,  más la que le adicionará en un futuro su “económico” La planta de Fremont es necesario que se reorganice para comenzar la producción del nuevo modelo. Model III, han agilizado la determinación de construir en Estados Unidos esta planta especializada en la fabricación de baterías a la medida para sus automóviles.

Con seguridad, la planta de Fremont (EE.UU.) en la que Tesla diseña el Model S, el prestigioso sedán deportivo, de igual modo debe reorganizarse para la entrada a la producción del nuevo Model X. De acuerdo a lo que comunica Treehugger, esta exigencia ha obligado a paralizar las operaciones de la planta californiana en el transcurso de dos semanas, con el propósito de incluir maquinaria robótica por el precio de 100 millones de dólares y ajustar la línea de producción para elaborar los dos modelos indiferentemente. Esto representa una excelente noticia a largo plazo, sin embargo la mala para quienes hayan encargado un Model S, cuyas entregas contaban con un plazo considerado de tres meses previo a esta pausa.

La distinguida Business Insider señala que todas estas postergaciones han obligado a la marca americana a tener que “disuadir” a los usuarios motivados por la obtención de un Model X para conducir a que se inclinen por el Model S. A simple vista, este movimiento comercial parece confuso: lo último que desea Tesla es propiciar el malestar entre sus clientes.

En verdad posee sentido, porque es mejor garantizar los 66.000 euros de un Model S (precio base en España) comercializado y entregado en un plazo justo que aprobar una reserva por el Model X, lo que  exige al cliente un anticipo de 5.000 dólares americanos y tener que esperar hasta bien avanzado el próximo año para recibir su auto nuevo. Lo último que desea Tesla es producir un movimiento de insatisfacción entre los seguidores de la marca que tienen la posibilidad de comprar sus autos, sin embargo no pueden acceder a ellos. En este momento son más de 13.000 personas las que han realizado reservaciones para un Model X desde la apertura de solicitudes en febrero de 2012.

Compartir

Artículos Relacionados