Funcionamiento de la caja de cambios

Gracias al buen Funcionamiento de la caja de cambios del motor, un auto puede trabajar de la manera correcta para que se genere el movimiento que le impulsa en todas sus marchas, ya sea cuando se quiere mover hacia adelante o atrás.

Los motores de combustión interna funcionan a altas velocidades, por lo que una reducción en la orientación es necesaria para transmitir potencia a las ruedas motrices. La caja de cambios ofrece una selección de velocidades para diferentes condiciones de conducción: arranque, parada, subir una colina, o de crucero en superficies niveladas. A continuación vamos a conocer un poco sobre el funcionamiento de la caja de cambios y su relación con el movimiento de los vehículos.

La caja de cambios de engrane constante

La caja de cambios es la segunda fase del sistema de transmisión, después del embrague. Por lo general, está atornillada a la parte trasera del motor, con el embrague entre ellos. Los autos modernos con transmisiones manuales tienen cuatro o cinco velocidades y una marcha atrás, así como una posición neutral.

La palanca de cambios, operada por el conductor, está conectada a una serie de barras del selector en la parte superior o lateral de la caja de cambios. Las barras de selector son paralelas con ejes que llevan los engranajes. El diseño más popular es la caja de velocidades y engrane constante, la cual tiene tres ejes: el eje de entrada, el eje intermedio y el eje principal, que se ejecutan en los rodamientos de la caja reductora. También hay un eje sobre el que gira la rueda piñón inversa de engranajes.

El motor acciona el eje de entrada que impulsa el eje intermedio. El eje intermedio gira los engranajes en el eje principal, pero éstos giran libremente hasta que se bloquean por medio del dispositivo sincronizador, que está enchavetado al eje. Este es el dispositivo sincronizador de la caja de cambios, que en realidad es accionado por el conductor a través de una varilla selectora con un tenedor en él que se mueve el sincronizador para engranar la marcha.

El anillo sincronizador, un dispositivo de retraso en el sincronizado, es el último refinamiento de la caja de cambios moderna. Dicha parte evita que que se presenten daños en la caja de cambios mientras que se sincronizan las velocidades del eje (lo invitamos a conocer un poco más sobre la caja de cambios).

El dispositivo sincronizador es un anillo con dientes en el interior que está montado sobre un cubo dentado que está enchavetado al eje. Cuando el conductor selecciona una marcha, un juego de superficies de fricción en forma de cono sobre el cubo y la unidad de transmisión de engranajes, desde el mecanismo de giro a través del cubo al eje se encarga de la sincronización de las velocidades de los dos ejes.

Con el movimiento adicional de la palanca de la caja de cambios, el anillo se mueve a lo largo del centro de una distancia corta, hasta que sus dientes engranan con los dientes biselados en el lado del engranaje, de modo que el cubo estriado y el engranaje están bloqueados. Diseños modernos también incluyen un anillo sincronizador, interpuesto entre las superficies de fricción.

Compartir

Artículos Relacionados